El mercado es netamente vendedor y la banca oficial tiene que salir a comprar divisas para evitar caídas mayores. Mantener una tasa cerca de 38% anual para las Lebac a 30 días parece exagerado.

Por esas compras el dólar “hoy”, el que compra el público en bancos y casas de cambio, cedió apenas 3 centavos a $14,59 pesos. La misma caída tuvo el “blue” que cerró en $14,85. Los dos dólares van “pari passu” porque uno de los negocios de la plaza es el “purè”: vender el dólar “hoy” en el “blue”.

En cambio, el dólar mayorista, ajeno a estos movimientos más especulativos, subió 3 centavos a 14,33 pesos.

En el OCT-MAE, el mercado de futuros, los negocios para fin de mes alcanzaron a USD 29 millones, a $14,37, lo que implica una tasa de interés de 29,62% anual. En cambio fin de mayo operó USD 38 millones, a $14,725 y una tasa de 28,48% anual. Fin de setiembre se negoció a $15,90, un precio que da una tasa de 25,3% anual, en línea con la inflación que proyecta el ministro de Hacienda y Finanzas.

Bajan reservas por pago de deuda externa

A todo esto, las reservas cayeron en USD 839 millones, a USD 35.006 millones, porque se pagaron USD 810 millones de deudas de provincias, organismos internacionales y a Brasil. La caída la atenuó la revalorización de los activos del Banco Central porque tanto el oro como el euro subieron en el mundo.

En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), la principal plaza de títulos públicos, los bonos de la deuda operaron $3.741 millones. Entre los papeles en dólares con legislación argentina, el Bonar X que vence en 2017 perdió 0,34%, mientras que el Bonar 2024 que paga intereses el 7 de mayo, cedió 1,86 por ciento.

En la Bolsa, el rumor de que la Anses puede vender las acciones en su poder para cancelar los juicios con los jubilados, hizo estragos. Fue tanto el impacto que la caída del petróleo de más de 2% pasó a segundo plano.

El índice Merval de las acciones líderes cedió 3,89%. Lo que atenúa la caída es que fue con escasos negocios, tan sólo $177 millones. Las petroleras, YPF (-4,68%) y Petrobras (-4,16%), fueron los más castigados, junto a los papeles de los bancos que se derrumbaron más de 4 por ciento.

En Wall Street tampoco les fue bien a las acciones argentinas. Ternium, ligada a la industria petrolera, cedió más de 7 por ciento.

En el MAE, donde se movieron más de $10 mil millones en Lebac, se aguarda la licitación de estos títulos que es clave para el futuro de la economía porque allí se define la tasa de interés. Las Lebac a 35 días rinden 38% anual. La debilidad del dólar hace pensar que esta tasa puede sufrir una leve baja sin afectar el valor de la divisa.

Fuente Infobae