Las mujeres estudian cada vez más y son mayoría en las universidades, pero aún así, no acceden a puestos de liderazgo y cobran los sueldos que tenían los varones una década atrás. A este paso, la igualdad se logrará recién en el año 2133.

Así lo indica el último Informe Global de la Brecha de Género 2015 del Foro Económico Mundial, sobre 145 países, que también muestra que la brecha entre hombres y mujeres en salud, educación, oportunidades económicas y representación política bajó un 4% en 10 años.

Argentina no figura entre los primeros puestos en igualdad, pero su ubicación en el ranking está mejor que otros países de la región, como Brasil. Nuestro país figura 35°. Tiene 0,734 puntos en una escala donde el 1 es la igualdad. Mientras que los brasileños aparecen en el puesto 85 de la tabla.

En términos económicos, la brecha entre hombres y mujeres bajó sólo un 3% en el mundo, y los avances hacia la igualdad salarial y paridad en el mercado de trabajo se estancaron desde 2010. La lentitud para lograr achicar la brecha de oportunidades económicas entre mujeres y hombres significa que las mujeres todavía no ganan lo que ganaban los hombres en 2006. Si se extrapola esta trayectoria, se puede calcular que el mundo tardará 118 años en cerrar la brecha económica, es decir, en el 2133.

Respecto a los logros educativos, otro de los pilares del informe, la brecha de género está a un 5 % de la igualdad. Esto supone una mejora del 92% con respecto al 2006. A nivel mundial, 25 países han cerrado la brecha por completo, y los mayores avances se dieron en la formación universitaria, en el que las mujeres ya son mayoría de estudiantes en casi 100 países. De todas maneras, persiste la diferencia en el acceso a puestos calificados o de liderazgo. “Más mujeres que hombres están matriculadas en la universidad en casi 100 países, pero las mujeres ocupan la mayoría de cargos directivos en apenas un puñado de estos países. Empresas y gobiernos necesitan implantar nuevas políticas para evitar esta continua pérdida de talento y aprovecharlo para mejorar el crecimiento y la competitividad”, dice Saadia Zahidi, jefa del Programa para la Paridad de Género en el Foro Económico Mundial.

La salud, otro de los temas analizados, es el más cercano a la paridad, con un 96%: 40 países han cerrado esta brecha por completo.

La brecha en empoderamiento político, el cuarto pilar medido por el índice, es la más amplia. A nivel mundial, solo el 23 % de esta brecha de género se ha cerrado, pese a que esta área también experimentó avances, mejorando un 9%. Sólo dos países alcanzaron la paridad parlamentaria y cuatro alcanzaron la paridad en cargos ministeriales.

Si bien ningún país ha cerrado la brecha de género total, los países nórdicos siguen siendo las sociedades más igualitarias del mundo. Desde el año pasado, los primeros cuatro países son Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia.

En diez años de análisis, la región que muestra la mayor mejora absoluta es Latinoamérica. Nicaragua y Bolivia, por ejemplo, son los que han obtenido mejores resultados a la hora de reducir la brecha de género total en la última década.

Fuente: IEco