La cervecera Quilmes empezará a invertir en pequeñas compañías con proyectos ligados al consumo masivo y de cuyas innovaciones pueda sacar provecho. La filial del gigante AB InBev lanzó Eklos, una aceleradora de start-ups, como se llama a las empresas que recién están empezando. Les aportará US$ 50.000 a cambio de quedarse con el 7% de sus acciones. Además, los emprendedores podrán usar las oficinas de Quilmes durante nueve meses y acceder a los conocimientos de la plana mayor de la cervecera, a los programas de mentoreo de Endeavor y a horas de entrenamiento en Naves, del IAE Business School. Tendrán a Quilmes como primer cliente asegurado y acceso a todo el “ecosistema” de la empresa.

“No vamos a financiar ideas. Tienen que ser proyectos listos para empezar a testear o que requieran unos dos meses de trabajo o que ya estén facturando”, contó Federico Espinosa, director de Disruptive Growth (crecimiento disruptivo), una nueva área que Quilmes creó para innovar dentro de la empresa el año pasado. Deben ser de rubros relacionados con Quilmes, tanto para que la compañía pueda aprovechar sus desarrollos como para que los conocimientos y redes de contactos del grupo sean relevantes para el emprendedor. Por ejemplo, aplicaciones para mejorar el servicio en los bares o la planificación de las rutas o descarga de los camiones o que le permitan a la empresa relevar tendencias de consumo.

Las empresas podrán presentarse hasta el 31 de mayo y pasarán por un jurado que aún no está definido pero que incluirá gente de dentro y fuera de Quilmes. Habrá una primera selección el 20 de junio, que pasará a una segunda ronda que se definirá el 1 de julio. Serán en principio dos compañías este año y esperan ampliar el cupo en 2017.

La idea de apoyar a los emprendedores surgió de la filial argentina y podría extenderse a otras de la compañía. Con este proyecto, Quilmes busca sumar la sangre nueva de los emprendedores y está en línea con las ideas que empezaron a implementar bajo el paraguas del área que maneja Espinosa.

“Buscamos crear disrupción desde adentro de la empresa”, explica y da ejemplos: “Si soy la cadena de hoteles Hilton, tengo que inventar mi propio Airbnb (la empresa que une dueños de departamentos con inquilinos). El mandato es generar la disrupción y no que nos pase desde afuera”.

Así, lanzaron Bevybar, un sistema de compra online de cerveza, especialmente pensado para clientes del interior, y trabajan en góndolas virtuales especiales de las marcas de Quilmes en los sitios de los supermercados.

Fuente IEco