El vicepresidente brasileño, Michel Temer, admitió que Henrique Meirelles es su favorito para ocupar elMinisterio de Finanzas del nuevo gobierno.

Con una amplia experiencia en el mercado financiero y un paso sólido por el sector público -fue el presidente que más tiempo estuvo al frente del Banco Central-, su nombre fue bien recibido por el mercado y el mundo de los negocios.

Tiene un punto a favor muy importante: los economistas creen que es capaz de resistir las presiones políticasy, al mismo tiempo, ser un buen negociador con el Congreso y que éste apruebe su agenda económica para salir de la crisis.

En una entrevista publicada en O Globo, Temer dijo que sólo ha hecho un “sondeo” para decidir quién podría ser nuevo ministerio, pero resaltó que quedó “muy impresionado” con la conversación que tuvo con Meirelles.

“Dije Meirelles porque hoy estoy con ese nombre en la cabeza. Repito: quedé muy impresionado con la conversación que tuve con él. Así que confieso que, si tuviera que tomar la decisión hoy, el ministro de Hacienda sería él“, comentó.

El plan de Michel Temer

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, tiene su cabeza puesta en un solo objetivo: llegar a la presidencia. En los últimos días, se reunió con decenas de funcionarios, diputados, senadores y dirigentes de su partido -el PMDB- en su domicilio.

La primera medida que tomará Temer será la de auditar las cuentas de los bancos públicos. Los 13 años de gestión del Partido de los Trabajadores (PT) y los escándalos de corrupción en Petrobras son un llamado de atención para el vicepresidente.

Según el diario Estadao, el primero en la línea de sucesión en caso de que sea aprobado el juicio político contraDilma Rousseff, auditará la Caixa Econômica, el Banco do Brasil, el BNDES, el Banco do Nordeste y el Banco da Amazônia.

Más allá de esto, la evaluación del entorno de Temer es que, a partir de ahora, el actual Gobierno va a insistir cada vez más en la “victimización” de la mandataria. Es por eso que le recomendaron que calibre su discurso y se base en la cercanía que hasta hace poco tuvo con el gobernante PT para lograr la unidad del país.

El ex ministro Wellington Moreira Franco, uno de los hombres más cercanos a Temer, afirmó que el PMDB, hasta hace poco aliado del Gobierno, tiene la noción “exacta de la magnitud del desafío que impone la presidencia”. “El desafío de Temer comienza con la necesidad de restaurar la credibilidad del país“, apuntó.

Una de las ideas es buscar aplacar la tensión política con un gabinete de “pacificación nacional” que tenga como prioridades una agenda económica de reformas sin resignar los programas sociales llevados adelante en la gestión de Rousseff.

Temer comenzó a esbozar cómo sería su gabinete, al que reduciría de los 31 ministros actuales a unos 20con el propósito de demostrar eficiencia y reducción del gasto.

Con la aprobación del juicio político contra Dilma Rousseff en la Cámara de Diputados, ahora el proceso deimpeachment pasará al Senado. La Cámara Alta puede tomarse hasta diez días para someter la decisión a votación.

Con mayoría simple, decidirá si archiva la causa o inicia lo que sería el propio juicio político. Se estima que en el Senado la oposición también contaría con los votos necesarios para el impeachment. Para aprobar el proceso se necesitan 41 votos.

Fuente Infobae