Contrariamente a lo que pasa en años de elecciones, en los que los gobiernos toman medidas expansivas para la economía, este año el BCRA tomó la decisión de aspirar pesos de la plaza. Las tasas para contener el dólar terminan el año siendo muy altas. Con esto la colocación de préstamos para capital de cayó mucho como así también la actividad industrial en general. “Y para 2019 las proyecciones no son buenas. El Gobierno, más allá de la incertidumbre política, no debería gastar a cuenta algo que en 2020 no tendrán. Los próximos dos trimestres vienen malos. Pensar en que la tasa baje al 40% sería la gloria”. Así lo remarcó Leonardo Rocco, especialista en Negocios en el programa Qué Hacemos con los Pesos (Canal 26).

Miralo en el programa: