El trabajo de Focus de Axesor, correspondiente a marzo, anticipa una tasa de desempleo de 20 por ciento para fines de este año, indica Europa Press.

La razón de esta ralentización de la actividad económica es la pérdida de fuerza de la inversión y el freno de las exportaciones, según Axesor.

El informe advierte de que para continuar con el buen tono que la economía exhibió en 2015 es necesario que se vayan despejando riesgos externos (la crisis migratoria, un eventual ‘brexit’ o la situación de china) e internos (la incertidumbre política y el desafío soberanista).

Además, duda que España pueda cumplir el objetivo de déficit público de 2015, situado en el 4,2% del PIB, y anticipa un incremento del consumo público en el segundo semestre de este año, dando por hecho que para entonces se habrá formado un nuevo Gobierno.

Axesor indica que si Bruselas aplica a España “la misma vara de medir que a Portugal”, país al que le han exigido nuevos ajustes, el nuevo esfuerzo presupuestario se traducirá en unos 5.000 millones de euros y afectará tanto al consumo público, como al privado y a la inversión empresarial, por la posible suba de impuestos y la reducción de incentivos y subvenciones, previsiblemente en el ámbito de la contratación y la Seguridad Social, respectivamente.

Asimismo prevé que en los próximos meses se mantenga el peor comportamiento de la demanda de inversión -solo creció 0,3% en el cuarto trimestre-, ya que será afectada de forma directa por la “ingobernabilidad actual”.

“La pérdida de fuerza de la inversión se notará aún más mientras persista la incertidumbre política, que lleva a un deterioro de las expectativas empresariales y a retrasar las decisiones de inversión”, añade.

A ello suma el informe el “freno” de las exportaciones de bienes, que se ha visto agravado por el estancamiento de la Eurozona y de Japón, y por los síntomas de debilidad de EE.UU. y China.

Por último, espera que el consumo doméstico pierda fuerza en el segundo semestre, ya que algunos factores que han ayudado al consumo, como la caída del precio del petróleo, las rebajas fiscales o la bajada de las tasas de interés, “irán perdiendo intensidad según avance el año”.

Fuente