En 2014 la ciudad pudo salir de la bancarrota y ahora se posiciona como uno de los lugares con mayor futuro en Estados Unidos. Se está reposicionando y atrayendo inversores, logrando apoyos empresariales y públicos para resurgir. Está recibiendo fuertes incentivos para la reconversión de la industria automotriz y para el desarrollo del sector tecnológico.

Al respecto explica Juan Pablo Pistorio de Muñoz Realty, que “en esta ciudad las propiedades ya están teniendo una rentabilidad anual de 12 % y hay un largo recorrido por delante. Sumado a esto, el porcentual de la revalorización no baja de un 5% anual”, destacó.

“En 10 años, lo que se invierte, se puede duplicar. Las propiedades arrancan en 50.000 dólares. Es un mercado en expansión. Mucha gente está volviendo a vivir allí. En unos años, esas propiedades valdrán mucho más”.

Mirá cómo es la inversión Buenos Aires vs. Detroit.