banner_cultura_invest_970px

USOS PARA PARTICULARES

Sustitución de ingresos: En el caso de la muerte o enfermedad grave de una persona, los beneficios del seguro de vida proporcionan una fuente de ingresos complementaria para garantizar que los miembros de la familia sean capaces de mantener y/o mejorar su nivel de vida.

Educación: Sabemos que la educación es una inversión muy necesaria y que, a su vez, conlleva un gran desembolso monetario. Existen seguros de vida con ahorro que, a través de un aporte mensual, permiten proyectar la cantidad de años que se necesitan para acumular el dinero que cubrirá la educación de nuestros hijos y/o nietos. Además, si bien el aporte es en pesos, los fondos siempre están dolarizados, protegiéndose ante las variaciones del tipo de cambio del dólar y de la inflación.

Deudas: Por ley, las cuentas bancarias y las tarjetas de crédito ya cuentan con un seguro de vida de saldo deudor, que los cubre en caso de muerte del titular. Sin embargo, existen otro tipo de deudas como, por ejemplo, los préstamos entre privados o las inversiones inmobiliarias a pozo, que no cuentan con una garantía del deudor más allá de su patrimonio. En estos casos, la póliza de seguro de vida garantiza que ante un siniestro la contraparte cobre lo adeudado y, de esta manera, que los herederos del fallecido se aseguren ese bien y/o crédito.

Funerarias: Todos deseamos brindarle un apropiado adiós a un ser querido que se nos va. Pero el gasto de sepelio es un desembolso importante de dinero, que no todas las familias están preparadas económicamente para afrontar. El seguro de vida permite garantizar los fondos suficientes para los gastos propios del funeral y del entierro y evita sumar un problema financiero a un momento tan delicado.

Previsión de gastos impositivos, legales y judiciales: Además de los costos de sucesión, a partir del año 2011 rige un nuevo impuesto a la transmisión gratuita de bienes, conocido como impuesto a la herencia, obligatorio para las provincia de Buenos Aires y la provincia de Entre Ríos. Esto se puede pre financiar, contratando un seguro de vida por parte del titular de los bienes e incluyendo dentro de la suma asegurada el monto estimado de los gastos de sucesión y el impuesto a la herencia.

Protección, inversión y herencia: Una de las ventajas del seguro de vida es que con el paso de los años va generando una cuenta de ahorro que, de no haber ocurrido ningún siniestro, uno tiene la posibilidad de recuperar su inversión y optar por dejar de pagar y que la prima del seguro se descuente automáticamente del monto acumulado en la cuenta, manteniendo la cobertura y garantizando la herencia; o dar de baja el producto, retirar el dinero y disfrutarlo a gusto.

USOS PARA EMPRESAS

Hombre clave: El mayor activo de una PyME es sin duda su equipo humano, aquellos empleados esenciales cuyas funciones y conocimientos son críticos para el éxito del negocio. La muerte o salida de cualquier “Hombre clave”, causaría un serio impacto en la empresa con consecuencias económicas graves. Como, por ejemplo, reducción de ingresos y utilidades, altos costos de reposición y entrenamiento, freno de proyectos e inestabilidad en áreas importantes; sin mencionar la desconfianza que generaría en clientes y proveedores. El seguro de vida, en este caso, se utiliza como estrategia para asegurar estos puestos clave y respaldar la continuidad del negocio.

Societario: En la vida de una sociedad existen circunstancias que pueden afectar su continuidad. Una de ellas es el fallecimiento de uno de los socios, lo que puede ser devastador. Contratar un seguro de vida societario permitirá al resto de los socios comprar la parte del socio fallecido, garantizando financieramente el normal desarrollo del negocio y en consecuencia comunicar una imagen societaria sólida y solvente.