Boca y River protagonizaron en la Bombonera uno de los capítulos más tristes de la historia del fútbol argentino y sudamericano. El partido revancha por los octavos de final de la Copa Libertadores fue suspendido por un incidente que es investigado por la Justicia.

Las imágenes de televisión captaron a un grupo de simpatizantes intentando quemar la manga por la cual ingresaron los jugadores de River al campo de juego, pero lo que pasó dentro del túnel aún es un misterio.
Las primeras versiones indicaban que los mismos hinchas que intentaron romper la manga habían arrojado algún tipo de gas tóxico para afectar la integridad física del plantel “millonario”. El secretario de Seguridad Sergio Berni avaló esta teoría. Sin embargo en las últimas horas surgieron algunas voces que pusieron en duda la historia.