La revista británica The Economist caracterizó la victoria de Mauricio Macri en el ballotage del 22 de noviembre pasado contra el gobernador bonaerense Daniel Scioli como el “fin del populismo”, luego de 12 años de gestión kirchnerista.
La publicación, que usualmente se ha mostrado crítica de Cristina Kirchner, sostiene que el líder de Cambiemos “dará inicio a una nueva era para el país y tal vez para toda América del Sur“.
“Macri toma el relevo de Cristina Kirchner, quien junto con su esposo, gobernaron por 12 años con un populismo desafiante que distorsionó la economía, hizo enemigos y socavó las instituciones”, afirma la nota editorial, y recuerda que la jefa de Estado deja una economía que apenas ha crecido durante cuatro años, escasas reservas de divisas, una inflación de alrededor del 25% y un déficit presupuestario de más del 6% del PBI.
La revista espera auspiciosa que “la reforma” que vaya a impulsar Macri en el sistema político y social argentino “sea más rápida y profunda”, ya que el primer presidente electo en casi un siglo “no es ni peronista ni está afiliado al rival más débil del movimiento, la Unión Cívica Radical”.
“Después de una docena de años de kirchnerismo, (Macri) promete un retorno a la cordura económica, prudencia diplomática y una democracia más responsable”, asegura en tono elogioso la publicación.
El artículo afirma que el jefe de Gobierno porteño es “un presidente poco común, distante y a veces casi inarticulado. Pero ha demostrado ser un buen gerente y un candidato tenaz”. Y espera que haya un “cambio” en lo que respecta a la “manera de gobernar”.
“Él es un ejecutivo más colegiado que Fernández, a pesar de que carece de su carisma. En su conferencia de prensa después de las elecciones –de por sí un signo de una mayor apertura–, él sugirió que se movería rápidamente para restaurar el profesionalismo de las instituciones que los Kirchner habían tratado de someter”, asegura.
En la lista de reformas probables que enumera la revista, destaca que habrá cambios en el Indec,“que ha estado produciendo informes engañosos sobre la inflación y ninguno sobre pobreza”, elBanco Central, y buscará disperar “el poder de los superministerios de Economía y la Producción de Fernández”.
“Está eligiendo prestigiosos tecnócratas para ocupar los altos cargos económicos”, sostiene The Economist al mencionar a Alfonso Prat-Gay (ministro de Economía), Federico Sturzenegger (Banco Central) y Esteban Bullrich (Educación), entre otros.
La revista británica considera que la “tarea más urgente” de Macri será “arreglar la economía” y enumera “tres grandes e interrelacionadas tareas: la eliminación de las distorsiones económicas, equilibrar las cuentas fiscales y la restauración de las relaciones financieras normales con el mundo exterior”. “Las prioridades inmediatas son aumentar las reservas del Banco Central, unificar el tipo de cambio y levantar los controles de cambio”, afirma, además de recordar que existe la intención de buscar un acuerdo con los holdouts.