Desde el primer día del año, el Banco Central dejó de recibir efectivo de los bancos. Es una derivación del exceso de billetes, que inunda no solo los tesoros del Central, sino los de la mayoría de los bancos. El organismo monetario ya no quiere procesar billetes de terceros y decidió pasarles el problema a los bancos. Pero al mismo tiempo les ofreció una posible solución: en la reunión de directorio de este jueves, el BCRA puso en marcha un mercado de numerario (billetes) del que podrán participar los bancos del sistema financiero.

La idea es simple: que los billetes se muevan entre los bancos sin necesidad de pasar por el Banco Central. Y que los bancos se pongan de acuerdo a qué precio mover esos billetes. En ese mercado aparecerá entonces un banco con exceso de billetes u otro al que le falten billetes.

Otras notas | Cresud: La oportunidad de  “comprar un dólar por cincuenta centavos”

De esas necesidades opuestas surgirá un precio. Si hay mucha demanda de billetes, el que los venda podrá hacer una ganancia por sobre el valor de los billetes de la transacción. Si sobran billetes en el mercado, el que necesite tal vez los consiga a un valor menor. Oferta y demanda.

En el Central identifican bancos pagadores y cobradores. Ejemplo de pagador: el Banco Nación, que concentra el grueso de los planes sociales. Cobradores: un banco de primera línea que recibe el efectivo de una gran cadena de supermercados. Según la época del mes o del año, estos bancos pueden tener exceso o necesidad de billetes.

La circular A 6176 que se publicó el jueves dice: “1. Las operaciones de canje de numerario de “Buen Uso” entre las entidades financieras, podrán ser cursadas a través de una plataforma electrónica en línea; 2. Se crearán dos ruedas de negociación, una para los billetes de alta denominación ($ 1.000, $ 500 y $ 200) y otra rueda para los billetes de baja denominación ($ 5, $ 10, $ 20, $ 50 y $ 100); 3. Las entidades financieras podrán ofrecer mediante posturas “offer” sus excedentes mientras que las entidades demandantes podrán colocar sus posturas “bid”. Dichas posturas reflejarán el precio al cual se pactarán las operaciones por zona de influencia de la correspondiente Agencia Regional del Banco Central generique viagra belgique.”

Otras notas | Renta variable: Lo mejor y lo peor de enero

Esta solución “de mercado” que ideo el Central es la alternativa a otra que está dando vueltas entre los bancos: cobrar un arancel por depósitos en efectivo. La idea está dando vueltas desde hace rato pero, por lo que dicen en el Central y también en Economía, no está pensada para reemplazar el impuesto al cheque, sino para trasladarle el problema a las empresas que generan efectivo: que sean estas empresas las que paguen los costos del manejo de billetes. El desborde de efectivo es tal que muchas entidades usan como depósito los camiones de transporte de caudales.

Hoy hay un exceso de billetes de $ 100, que ocupan cerca del 70% del total de billetes en circulación, pero su poder adquisitivo se ha deteriorado tanto que ya no se lo puede considerar de alta denominación. “Es un billete que se lo usa tanto para pagar un taxi como para saldar una operación inmobiliaria” ironizan en un banco

Fuente | IEco