El grupo suizo de alimentación Nestlé obtuvo un beneficio neto atribuido de 4.517 millones de francos suizos (4.156 millones de euros) en los seis primeros meses del año, lo que representa un retroceso del 2,5% con respecto al mismo periodo de 2014, informó la empresa.

La facturación de la compañía propietaria de marcas como Nespresso, Kit Kat o Maggi alcanzó entre enero y junio un total de 42.843 millones de francos suizos (39.414 millones de euros), un 0,3% menos.

La multinacional precisó que sus cuentas reflejan un impacto negativo del 5,8% relacionado por la desfavorable situación del cambio de moneda, mientras que las adquisiciones sumaron un 1% a sus resultados.

De este modo, la cifra de negocio de Nestlé en términos orgánicos, que excluyen el impacto del cambio de moneda y de las ventas y adquisiciones, registró en el primer semestre un crecimiento del 4,5%.

“Los resultados del primer semestre estuvieron en línea con nuestras expectativas”, indicó Paul Bulcke, consejero delegado de Nestlé, quien confirmó las previsiones de la compañía para el conjunto del ejercicio.

Fuente: Europa Press