Las principales bolsas europeas presentan un comportamiento negativo tras el desplome del superávit chino y a la espera de una reunión del Banco Central Europeo (BCE) prevista para el jueves.

En los mercados europeos ocurre un declive de los precios de los metales industriales por los decepcionantes datos comerciales de China, el mayor consumidor de metales del mundo.

La actividad comercial de China fue mucho más débil que lo previsto en febrero, registrando la mayor caída de las exportaciones en más de seis años, días después de que los líderes del país trataron de calmar a los inversores diciendo que las perspectivas de la segunda mayor economía del mundo siguen siendo sólidas.

Tokio

La Bolsa de Tokio terminó con pérdida de 0,76% ante el fortalecimiento del yen frente a las principales divisas debido a la nueva contracción del comercio exterior chino.

El índice Nikkei de los 225 principales valores cedió 128,17 puntos durante la sesión, hasta los 16.783,15 puntos.

El lunes ya había perdido 0,61% después de cuatro sesiones consecutivas de ganancias.

Por su parte, las acciones chinas revirtieron las pérdidas iniciales y subieron por sexta sesión consecutiva, luego de que un repunte tardío de los papeles bancarios sacó a los principales referenciales de territorio negativo en los últimos minutos de la sesión.

Tanto el referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen como el índice compuesto de Shanghái borraron unas pérdidas iniciales de más de un 2%, y terminaron el día con un avance de un 0,1%, a 3.107,67 y 2.901,39 puntos, respectivamente.

El índice bursátil ChiNext, dominado por los valores de pequeña capitalización, registró grandes oscilaciones, cayendo más de un 4% durante la sesión de la mañana, pero terminó el día con una ganancia de un 2,2%.

Fuente: Ambito