Durante la Conferencia Industrial que se desarrolla ahora en Parque Norte, varios saludaban a Juan Carlos Fábrega, ex presidente del Banco Central de la Argentina echado por Cristina Kirchner bajo acusaciones de especular con el dólar paralelo. Algunos sabían, otros no: se acaba de cerrar su incorporación a las filas del gobierno de Mauricio Macri, en su primer amor: el Banco Nación.

La participación del evento de la Unión Industrial Argentina es el regreso del mendocino a las esferas públicas, y sólo la antesala de su vuelta al Estado: tendría todo arreglado para incorporarse al Banco Nación que conduce Carlos Melconian como una especie de jefe coordinador de todas las firmas asociadas al mayor banco del país. Su nombramiento se oficializaría en horas.

De esta forma, Fábrega habría aceptado una propuesta de Melconian, el economista cercano a Macri que quedó al frente del banco e integra el bureau de técnicos de la nueva administración.

Fábrega, fanático de River, alternaba hasta ahora su trabajo en sus viñedos en Luján de Cuyo, Mendoza, con viajes familiares. Pero en las últimas semanas desembarcó en una oficina de Arroyo 894, en Barrio Norte, justo en el mismo edificio donde tienen sus oficinas comerciales Luis Caputo, flamante secretario de Finanzas, y Alfonso Prat Gay, ministro de Hacienda.

Fuente Fortuna