La aerolínea alemana Lufthansa prevé una ganancia sólo marginalmente mayor en 2016, pese a la baja en los precios de los combustibles, con la advertencia de la competencia del recorte de precios y el declive de las tarifas promedio mientras intenta impulsar a su negocio de vuelo económicos Eurowings.

Gracias a la baja en los precios del combustible y a la fuerte demanda por viajes en 2015, Lufthansa pudo restablecer el jueves el pago de dividendos a sus accionistas.

No obstante, rivales de vuelos económicos como Ryanair e easyJet también se han visto beneficiados y desafían a Eurowings.

Lufthansa anticipa un declive significativo durante 2016 en sus rendimientos, una medición clave de la industria de los ingresos por milla por pasajero, también debido a la expansión de Eurowings en rutas de tramos largos. La jefa financiera de la aerolínea, Simone Menne, dijo a medios que no prevé un repunte en los rendimientos en Europa en el corto plazo.

Lufthansa informó una ganancia ajustada antes de intereses e impuestos de 1.820 millones de euros (US$2.050 millones) en 2015 e indicó que espera un incremento leve en su ganancia para 2016.

El grupo sigue teniendo problemas para llegar a acuerdo con el personal en nuevos arreglos salariales y de pensiones. Las paralizaciones del año pasado de los pilotos y de tripulación de cabina le costaron a la compañía 231 millones de euros en ganancias perdidas.

Fuente America Economia