Un futuro es un contrato, donde las partes se comprometen a comprar o vender un producto financiero a un precio fijado y a una fecha preestablecida.

Los futuros son productos que pueden negociarse tanto al alza como a la baja y se operan con margen. Es decir, el inversor compra o vende pagando tan solo una pequeña porción de su valor. Con esto participa en el movimiento del precio del futuro. En la Argentina, los futuros más negociados son los del dólar y los agrícolas.

Cómo operar un contrato de futuros del dólar Los futuros del dólar se utilizan como cobertura tanto para la suba como para la baja de la cotización del billete verde futuro. Es decir que tenemos para cubrirnos frente a un riesgo de suba o baja del dólar futuro.

Ejemplo 1: Una empresa local que importa productos para luego venderlos en el mercado local, tiene que pagar la mercadería en dólares y asume el riesgo de que si el dólar sube también aumentarán sus costos, por ende deberá trasladar aumento a sus precios. Comprando dólares a futuro puede fijar el costo en pesos de la importación y asegura el margen de beneficio, que no se verá alterado por el riesgo cambiario. Riesgo a cubrir: suba del dólar.

Ejemplo 2: Una empresa local que exporta productos al mercado internacional tiene ingresos en dólares y costos en pesos. El riesgo es que si el dólar baja y caen sus ingresos, no pueda cubrir sus costos. Vendiendo dólares a futuro fija en pesos sus ingresos y asegura que el margen de beneficio no se vea alterado por el riesgo cambiario.

Riesgo a cubrir: baja del dólar

Los tres objetivos al invertir en futuros 1. Cobertura: se utiliza el futuro para fijar anticipadamente un precio de compra o venta de un determinado activo y disminuir así el riesgo inherente a las variaciones que pueda tener el precio durante ese período. 2. Inversión: comprando y vendiendo distintos futuros de un mismo activo pueden realizarse estrategias para ganar la tasa de interés implícita entre las distintas posiciones. 3. Especulación: aprovechando el apalancamiento, a través de los futuros pueden maximizarse las ganancias apostando a los futuros movimientos del mercado, ya sea al alza o a la baja.

EN LA ARGENTINA, LOS FUTUROS MÁS NEGOCIADOS SON LOS DEL DÓLAR Y LOS AGRÍCOLAS.

El apalancamiento en los futuros Una de las principales ventajas de operar con futuros es el apalancamiento. Al ser productos que se operan con margen, permiten operar cantidades significativas con una inversión relativamente pequeña.

Los márgenes tienen el objetivo de asegurar el cumplimiento de las obligaciones de todos los comitentes con posiciones abiertas. Son depositados por el comprador y el vendedor de un contrato al momento de realizarse la transacción y sirven como garantía para el cumplimiento de la misma. El margen no implica un pago parcial, solo funciona como garantía de cumplimiento de la operación.

¿Cuáles son las ventajas de operar futuros?

• La liquidez, porque operan con muy bajas comisiones.

• El apalancamiento, porque con una inversión pequeña se pueden operar cantidades significativas. Si el grado de apalancamiento es de por ejemplo 15 a 1 se puede obtener una ganancia de 15% por cada movimiento de 1% que tenga el precio del activo. ¿Cuáles son las desventajas de operar futuros?

• El apalancamiento es el riesgo más importante ya que puede potenciar las ganancias, pero también las pérdidas.

¿Dónde se operan futuros en la Argentina? En la Argentina se operan en el Mercado a Término de Rosario (ROFEX), en el Mercado a Término de Buenos Aires (MATBA) y en el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

HOY SE PUEDEN OPERAR FUTUROS DE MATERIAS PRIMAS, ENERGÍA, METALES, MONEDAS, TASAS DE INTERÉS E ÍNDICES BURSÁTILES.