El nuevo escenario económico que se avecina animó a un grupo inversor a comprar la mitad de una marca de ropa. Se trata de Delaostia, una etiqueta dirigida a chicas de entre 18 y 25 años para usar de noche, en especial para ir a bailar. La firma era de Paula Traverso y desde estos días sumó como accionistas a Diego Solá Prats, Fabián Papini y Rafael Barabino.

Solá Prats y Papini poseen Reef y tienen la licencia en el país para Supra (marca de skaters) y Cantebury ( rugby), asociados con Carlos Giovanelli y Damián Pozzoli. Solá Prats fue número uno de Cencosud (Jumbo, Disco) en el país y con Papini trabajó en Tía.

“Es un mercado donde hoy están AY Not Dead, Akiabara, María Cher”, describen los compradores. “Complot y Rie también apuntan a esa categoría”, comentan en el sector. Delaostia factura alrededor de $ 60 millones y posee 5 locales exclusivos. “La usan las chicas para ir a bailar”, cuenta Solá Prats. “Son prendas llamativas que marcan la figura”, describen en el sector.

“Creemos que podemos hacer crecer la propuesta de Paula (Traverso, hija del corredor Juan María), que es interesante, con nuestro conocimiento del retail”, explica Solá Prats. “Tienen buenos antecedentes y planes. La marca tuvo un principio interesante y luego se fue diluyendo”, pinta otro industrial de la moda.

Los líderes del mercado de ropa femenina son Rapsodia (Papini fue accionista, pero vendió su parte) y Jazmín Chebar, con volúmenes muy superiores al resto y otro posicionamiento.

Fuente IEco