Las Bolsas europeas subían con vigor este lunes, en la senda de las asiáticas alentadas por Shanghái, en tanto que los valores bancarios reforzaban la tendencia tras la decisión de HSBC de mantener su sede en Londres. Hacia las 14 horas de Londres, el FTSE de la city ganaba 2,2%; Fráncfort, 3%; París, 3,5%; Milán, 3,7%; y Madrid, 2,87%.

El repunte respecto a las ‘hecatombes’ de la semana pasada cobró dimensiones de euforia en Japón, donde el índice Nikkei cerró con ganancias de 7,12%, gracias a un leve repliegue del yen y a pesar de la contracción del PIB japonés en el último trimestre de 2015. Hong Kong terminó con un alza de 3,27%.

A pesar de que Shanghai cayó 0,6%, la caída fue considerada modesta por los inversores, que observaban con ansiedad los comportamientos de las Bolsas chinas en su primera sesión después de los feriados del Año Nuevo lunar.

Las Bolsas ya habían tenido un repunte el viernes, después de una semana catastrófica, gracias a datos económicos positivos en Estados Unidos y en Alemania, así como a un aumento de los precios del petróleo.

Las acciones de HSBC subían 1,3%, en una aprobación manifiesta de los inversores a la decisión de mantener su sede en Londres, en lugar de transferirla a Hong Kong, donde se cotiza en bolsa. La decisión apalancó a otros valores bancarios de la ‘City’. Lloyds Banking Group subía 2,8% y Royal Bank of Scotland 2,5%.

El buen inicio de la semana se vio algo ensombrecido por un nuevo retroceso de las exportaciones y las importaciones de China, que confirman la continua desaceleración de la actividad industrial en la segunda economía mundial.

Los inversores aguardan por lo demás una intervención por la tarde del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. Su discurso “será de una importancia capital para los mercados bursátiles europeos, que cayeron en promedio más de 10% desde inicios de año”. destacó Sylvain Loganadin, analista de FXCM.

Fuente IEco