Los precios de la soja bajaron ayer por tercera rueda consecutiva en la Bolsa de Chicago, producto del avance de la cosecha de los Estados Unidos y de la agilización de la siembra de la oleaginosa en Brasil donde, además, el real se depreció frente al dólar, un movimiento que mejora la competitividad de las exportaciones brasileñas, en detrimento de las estadounidenses.

En el cierre de las operaciones, las pizarras mostraron bajas de US$ 2,58 y de 2,57 sobre los contratos noviembre y enero de la soja, cuyos ajustes resultaron de 330,05 y de 331,43 dólares por tonelada. No obstante, en el balance semanal estas posiciones sumaron un 1,41 y un 1,29% frente a los valores vigentes el viernes anterior, de 325,45 y de 327,21 dólares.

Ayer, los operadores estadounidenses estimaron que el avance de la cosecha de soja será reportado el lunes por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos entre el 80 y el 83% de la superficie apta, frente al 62% relevado en el informe publicado el martes pasado.

En cuanto a Brasil, la consultora AgRural estimó ayer el progreso de la siembra 2015/2016 de soja sobre el 13% del área prevista, por encima del 8% de la semana anterior y del 10% vigente un año atrás, pero aún por debajo del 18% promedio histórico. La firma añadió que la mayor celeridad en las labores respondió al importante avance en Paraná -2º mayor productor brasileño-, que pasó del 30 a 42% de cobertura, contra el 33% de 2014 para la misma fecha.

También se aceleraron los trabajos de siembra en Mato Grosso, el principal Estado productor de soja de Brasil. En efecto, según el Instituto Matogrossense de Economía Agropecuaria, se implantó el 14,3% de los 9,2 millones de hectáreas previstos -área récord- para la nueva campaña, por encima del 6,1% de la semana pasada y del 9,3% vigente un año atrás.

En el mercado doméstico ayer se reflejaron las bajas externas. Las fábricas pagaron $ 2170 por tonelada de soja para las terminales de San Martín, Villa Gobernador Gálvez, San Lorenzo, General Lagos, Ricardone y de Timbúes, $ 30 menos que anteayer. Según fuentes del sector comercial, en ese nivel de precios los vendedores optaron por no acordar nuevas operaciones.

Fuente: La Nacion