La empresa petrolera Royal Dutch Shell anunció este lunes que suspende las polémicas perforaciones en Alaska debido a unos resultados considerados decepcionantes.

El presidente de EEUU, Barack Obama, había provocado la cólera de los ecologistas al autorizar en mayo pasado a la compañía anglo-holandesa a realizar perforaciones submarinas en el mar de Chukchi, en el Ártico.

Sin embargo, tras dos meses de exploración, Shell anunció en un comunicado que el resultado de las perforaciones era “claramente decepcionante”, por lo cual decidió no seguir adelante.

Shell dijo que había perforado “hasta una profundidad de 6.800 pies” (unos 2.070 metros) en el pozo ‘Burger J’, situado en el mar a unos 240 km de la ciudad de Barrow, en Alaska (extremo noroeste de EEUU).

“Shell encontró indicios de petróleo y gas en el pozo ‘Burger J’, pero no son suficientes para justificar una mayor exploración”, dijo el comunicado. “El pozo será sellado y abandonado en conformidad con las reglas de EEUU”.

En un futuro previsible, Shell cesará la exploración en la costa de Alaska, señaló la empresa. “Esta decisión refleja tanto el resultado en ‘Burger J’ como los altos costos asociados con el proyecto y el entorno regulatorio federal, difícil e imprevisible, para las aguas de Alaska”, afirmó el comunicado.

Shell precisó que iba a inscribir en su balance las “cargas financieras” vinculadas a la suspensión que serán detalladas el próximo 29 de octubre, al presentar los resultados.

La compañía precisó que su actividad en Alaska representaba unos 3.000 millones de dólares y que tendrá que pagar alrededor de 1.100 millones de dólares a las empresas subcontratadas.

Fuente: AFP