Los cinco sabios revisaron a la baja sus pronósticos de crecimiento para Alemania para este año hasta el 1,5%, una décima menos que en los pronósticos anteriores, indica un despacho de la agencia de noticias EFE.

Pero, sobre todo, redujo notablemente sus pronósticos de inflación hasta el 0,3%, desde el 1,2% previsto con anterioridad.

El gasto en consumo, el buen estado del mercado laboral, una política fiscal expansiva y una política monetaria más acomodaticia, serán los impulsos del crecimiento económico en Alemania este año, según los analistas.

Para 2017, prevén que Alemania crecerá 1,6%, con una inflación del 1,4%.

Los cinco sabios pronostican que Alemania podrá afrontar el gasto para el alojamiento y la integración de los refugiados este año y el próximo sin nuevas deudas, ni aumentos de impuestos.

No obstante, señalan que “la migración de refugiados es un gran reto para la política económica”, y consideran que los atascos en los procedimientos de asilo crean en estos momentos notables retrasos en su integración en el mercado laboral.

“Por ello los efectos de la migración de refugiados en las cifras de empleados son este año moderados”, consideran los asesores del Gobierno alemán en sus nuevos pronósticos coyunturales, que fueron presentados hoy en Frankfurt.

Fuente La Jornada