El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró esta mañana que la Argentina “está prácticamente desendeudada” y que “los pagos que quedan para los próximos 12 años, son menos de la mitad de los que tuvimos que afrontar en los últimos 12 años”.

Asimismo, Kicillof sostuvo que “tendrían que pedir disculpas” los economistas opositores que descreían que la Argentina iba a pagar el Boden 2015 y criticó al asesor económico también al economista Mario Blejer, asesor económico del candidato a presidente por el Frente para la Victoria (FPV), Daniel Scioli, por haber dicho que laArgentina “llegó tarde a la fiesta” de acceso a los capitales internacionales.

Si bien aclaró que necesitaba leer “en detalle” las declaraciones de Blejer, el titular del Palacio de Hacienda advirtió: “No me gustó esa terminología de que la Argentina `llegó tarde a la fiesta´, ya que si bien es cierto que hubo volúmenes importante de capitales para los países emergentes, eran especulativos y de corto plazo y que ahora, cuando se van, generan pérdidas muy fuertes”.

“Es cierto que hubo un volumen muy importante disponible para los países emergentes, pero los que recibieron capitales fueron especulativos y de corto plazo, que no apostaban al desarrollo y a la infraestructura, sino que se rajaron de los países centrales durante la crisis y ahora, que vemos que la crisis empieza a golpear a los emergentes, esos capitales se van corriendo en estampida, generando pérdidas muy fuertes, pérdida de reservas e inestabilidad cambiaria y financiera”, afirmó el jefe de la cartera económica, quien recordó que la Argentina “impidió la entrada de capitales de corto plazo”.

En lo que hace a la situación de la deuda de la Argentina, luego del pago del Boden 2015, Kicillof aseguró que el país “está prácticamente desendeudado” y que “los pagos que quedan para los próximos 12 años, son menos de la mitad de los que tuvimos que afrontar en los últimos 12 años”.

Respecto del pago de US$ 5.900 millones  de ese vencimiento, el funcionario sostuvo que “se realizó con normalidad y sin dificultad”, mientras que analistas opositores pronosticaban que no se iba a poder cumplir con ese compromiso. “Si no hubiéramos pagado, hubiésemos caído en default y eso no ocurrió, pero sí sucedió con mucho de los economistas cercanos a (el candidato a presidente del PRO y jefe de Gobierno porteño, Mauricio) Macri” cuando ocuparon lugares de decisión en el manejo de la economía argentina.

También ironizó sobre los pronósticos de los economistas y medios opositores y calificó de “pueril” la idea de que este Gobierno dejará “un plan bomba” que estallará el año que viene. En ese sentido, señaló que “todos los años dicen que la economía va a ir mal y sobre, el final del año, cuando sus pronósticos no se cumplieron, trasladan el pesimismo para el año siguiente” y consideró que la oposición y algunos medios “minimizan las cosas importantes y agrandan y tergiversan las intrascendentes”.

Fuente: Fortuna