Eduardo Elsztain ya lo había anticipado. El dueño de Irsa, la empresa que controla la mayoría de los shoppings del país y tiene oficinas y hoteles, entre otros negocios, había dicho en enero que su agropecuardia Cresud estaba haciendo “fuertes inversiones” en la compra de tierras agrícolas y que miraba campos baratos en Brasil y adquisiciones en Bolivia y Paraguay.

Hoy, Cresud informó a la Bolsa de Comercio que a través de su filial Brasilagro compró un campo en el municipio de São Raimundo das Mangabeiras, en el estado de Maranhão.

El campo tiene 17.566 hectáreas, de las cuales 10.000 son hectáreas desarrolladas y productivas, que la empresa destinará a la actividad agrícola. Las otras 7.566 hectáreas son áreas de preservación permanente y reserva legal. El precio de adquisición fue de $ 100 millones de reales (US$ 32 millones) (US$ 3.200 por hectárea).

IRSA, además, tiene en carpeta obras en las torres Catalinas, el complejo tecnológico cercano al centro comercial Dot y el espacio residencial en el barrio de La Boca.

Fuente | Clarin