Las autoridades suizas y estadounidenses comenzaron una investigación en el Credit Suisse por sus “relaciones bancarias” con los responsables de la FIFA acusados de sobornos y corrupción, según anunció en su último informe de resultados el segundo mayor banco de Suiza.

Las autoridades buscan transacciones “sospechosas o altamente irregulares” y posibles incumplimientos de las obligaciones bancarias concernientes a la legislación sobre lavado de dinero. El Credit Suisse es uno de los 20 bancos que figuran en la causa contra la FIFA por corrupción. Entre los otros 19 figuran el HSBC, Standard Chartered, Julius Baer, JPMorgan Chase, Citigroup y Bank of America.

En mayo, una acusación formal se presentó en una corte federal de Brooklyn contra 14 altos dirigentes del fútbol mundial, empresarios e intermediarios. Los implicados están acusados de varios delitos: crimen organizado, fraude electrónico y conspiración de lavado de dinero, entre otros. Los delitos fueron cometidos en varios lugares desde la década del 90 y los pagos de sobornos (por más de 100 millones de dólares) se realizaron mediante bancos estadounidenses.

La ley estadounidense le da al Departamento de Justicia de ese país la autoridad de llevar casos contra ciudadanos estadounidenses radicados en el exterior. Además, lo autoriza para presentar casos contra personas extranjeras siempre que haya una conexión mínima con Estados Unidos, como por ejemplo utilizar un banco estadounidense o un servidor local de internet.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, y el de la UEFA, Michel Platini, fueron suspendidos de sus cargos a principios de octubre, luego de que el banco UBS informara de que la FIFA pagó 2 millones de francos suizos a Platini en 2011.

En otra causa de 2014, el Credit Suisse se reconoció culpable de haber ayudado a sus clientes a evadir impuestos en Estados Unidos. El caso se resolvió con una multa de 2.600 millones de dólares.

Fuente: Infobae