En un fuerte respaldo a la Argentina, el juez Thomas Griesa indicó que levantará las medidas cautelares que llevaron al país al “default técnico” una vez que cobren todos los acreedores que hayan aceptado, hasta el 29 de febrero, las propuestas de pago del Gobierno y se hayan cumplido las condiciones de los acuerdos.

Griesa anticipó esa decisión al firmar ayer una orden “indicativa” sobre la medida cautelar de los bonistas llamados “me too”, que se encuentra en proceso de apelación en la Justicia de Estados Unidos. Por eso el juez dijo que todavía no podía levantar ese mandato, ya que estaba fuera de su jurisdicción. Pero esa orden brinda una clara señal respecto de la decisión que tomará sobre la medida cautelar original, en la llamada demanda “pari passu”, que lidera el fondo “buitre” NML y que abrió la negociación con los holdouts.