El constructor de automóviles estadounidense General Motors (GM) anunció el martes que invertirá 5.000 millones de dólares para producir una nueva familia de autos pequeños, de la línea Chevrolet, dirigida a los países emergentes y desarrollada en conjunto con su socio chino SAIC Motor.

El mayor grupo automotor de Estados Unidos planea fabricar y vender los vehículos en China, Brasil, India y México y exportar los autos a otros países emergentes, pero no a mercados maduros como Estados Unidos.

GM espera producir 2 millones de unidades por año y que el flamante Chevrolet esté en el mercado en 2019.

La ingeniería y el motor del nuevo vehículo están siendo desarrollados en conjunto con la estatal china SAIC, socia de GM en la segunda mayor economía mundial.

GM indicó que la nueva línea de Chevrolet remplazará varias ofertas existentes y que el programa se beneficiará de economías de escala globales, así como de la compra de autopartes a nivel local.

“Con una mayoría significativa del crecimiento de la industria automotriz anticipado para 2015 a 2030 fuera de los mercados maduros, Chevrolet está dando pasos para capitalizar ese crecimiento”, indicó el presidente de la compañía Dan Ammann en un comunicado.

Un portavoz de GM indicó que parte del trabajo de desarrollo de la nueva línea será realizado por el centro Pan Asia Technical Automotive Center, una asociación entre GM y SAIC que abrió un nuevo centro de investigación y desarrollo en 2013 en Shanghai.

El nuevo programa Chevrolet empleará “una amplia gama de estilos”, que incluya todos los tipos de carrocerías, indicó un portavoz, añadiendo que es demasiado pronto para analizar precios.

La nueva línea tendrá nuevas tecnologías y se centrará en la conectividad, la seguridad y el ahorro de combustible, añadió el vicepresidente ejecutivo de GM para el desarrollo de productos globales Mark Reuss.

El grupo quiere marcar la diferencia con los automóviles ofrecidos actualmente en los mercados emergentes por las marcas chinas y la rusa Avtovaz (Lada, controlado por el grupo Renault-Nissan), así como el japonés Suzuki, a menudo equipados con tecnologías obsoletas.

El objetivo es “responder a los cambios de las necesidades de los clientes en esos mercados (…) y beneficiarnos de su crecimiento”, subrayó Ammann.
– Un paso “lógico” –
El programa es “un próximo paso muy lógico”, tras el progresivo avance de GM en China, estimó el analista de Morningstar David Whiston.

“Son masivos en China”, indicó Whiston. “Si tienes un mercado fuerte allí tiene sentido intentar convertirlo en un ‘hub’ exportador”.

Whiston cree que GM tiene una “gran oportunidad” en el sudeste asiático, un territorio ampliamente dominado por su gran rival Toyota.

La noticia llega de todas formas en un momento complicado para China, con su economía en desaceleración y un desplome de sus mercados bursátiles desde mediados de junio que alienta los temores sobre el crecimiento futuro.

De todas formas el programa de inversión presentado el martes ilustra la creciente importancia de los mercados emergentes.

Los automóviles están siendo desarrollados por un equipo multinacional de ingenieros que diseñarán distintas partidas según las preferencias locales.

Fuente: AFP