Un grupo de bonistas que poseen títulos argentinos en default fueron incluidos por el juez Thomas Griesa en la lista de los acreedores a los que la Argentina debería pagarle por violar una sentencia conocida como ‘pari passu’. El monto que reclamaría este grupo llegaría a unos US$ 6.100 millones.

La sentencia de Griesa abarca a 49 de las 51 demandas presentadas por bonistas que reclaman un trato igualitario. El argumento del juez es que el país incurrió en esa violación al pagarle a los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010 y no a quienes rechazaron aquellas ofertas.

Griesa falló por primera vez a favor de un grupo de fondos buitre en 2012 y, luego de dos años de apelaciones, la Corte Suprema de EE.UU. confirmó la sentencia. El juez entonces sostuvo que la Argentina no podía pagar a los bonistas si no hacía lo mismo con los buitres. Y que sancionaría a las partes que facilitaran el proceso como el Bank of New York. Los pagos de los bonos en Nueva York se encuentran bloqueados desde entonces y unos US$ 2000 millones no han llegado a mano de estos bonistas.

Ahora, la deuda en total de la Argentina con los holdouts alcanzaría los US$ 8.000 millones.

Fuente: IEco