Las principales bolsas europeas abrieron al alza el jueves estimuladas por el desempeño de Wall Street la víspera, que avanzó al empujón final al alza que estuvo vinculado, de nuevo, a una interpretación de las posiciones de la Reserva Federal que aclararon algunas cosas, aunque no del todo.

Ayer, la publicación de las minutas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal, mostraron que un grupo firme de sus miembros apoyó una posible alza de tasas de interés en diciembre.

Si bien las acciones sufren olas de ventas ante la perspectiva de un alza de tasas, que eleva los costos del crédito, muchos inversores ahora consideran el incremento como una lectura positiva sobre el estado de la economía.

También los mercados europeos son impulsados por Sodexo, después de una sólida previsión de resultados, y ayudadas por fuertes ganancias entre los títulos mineros.

Sodexo subía más de un 8 por ciento después de que el grupo francés de vales de comida dijo que recortaría más costos para hacer frente a una economía global volátil y revisó al alza sus previsiones de ingresos y ganancia operativa para el año fiscal 2015-16.

Tokio

La bolsa de Tokio cerró el jueves con una suba del 1,07%, mientras los inversores analizaban la decisión del Banco de Japón de mantener su política monetaria, haciendo subir al yen frente al dólar.

El índice Nikkei de los 225 principales valores ganó 210,63 puntos, a 19.859,81 puntos.

Por su parte, las acciones chinas avanzaron, luego de que un fuerte repunte de los valores de pequeña capitalización contrarrestó el lastre de los papeles ligados al sector inmobiliario y por la cautela de los inversores antes de una serie de nuevas salidas a bolsa.

El referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen subió un 1,6 por ciento, a 3.774,97 puntos, mientras que el índice compuesto de Shanghái ganó un 1,4 por ciento, a 3.617,06 unidades.

Wayne Shen, administrador de fondos con sede en Shanghái en Ivy Assets, dijo que en el corto plazo el mercado estará bajo la presión por las próximas ofertas públicas iniciales, pero mirando al futuro, no hay una escasez de dinero.

Fuente | Ambito