El jefe de Gabinete de Mauricio Macri, Marcos Peña, aseguró que “es muy difícil hablar de devaluación” porque “no se puede decir cuánto vale el dólar en la Argentina”.

El actual secretario general del gobierno porteño, Marcos Peña concedió entrevistas a varios diarios de tirada nacional, en las que analizó cómo serán las primeras semanas de gobierno de la administración de Cambiemos.

Consultado acerca de una posible devaluación, respondió: “No se puede decir cuánto vale el dólar en la Argentina, por lo que es muy difícil hablar de devaluación. Estamos sí convencidos de que el peso se irá fortaleciendo a medida que vaya bajando la inflación y aumentando la confianza en la Argentina“.

Peña también anticipó que “uno de los temas que hay que resolver” es el litigio con los fondos buitre, que “no es tan grande como se ha dicho estos años“, mientras que afirmó que “la mayoría de los países del mundo no tiene problemas con estos señores, no son un actor superpoderoso que domina el mundo”. Según el futuro funcionario nacional, en las demandas contra nuestro país por parte de los fondos especulativos y en los fallos del juez norteamericano Thomas Griesa “el gobierno infló el problema para esconder su incapacidad de resolver ese problema“.

El futuro jefe de Gabinete afirmó también que “se va a eliminar y actualizar lo que ha sido una estafa en Ganancias”.

Peña sostuvo que “habrá un diciembre lleno de novedades”, al tiempo que afirmó que convocarán a todos los sectores “para trabajar en una agenda de largo plazo”. Entre los objetivos de esa convocatoria, Peña mencionó la discusión en torno a “la productividad, el desarrollo federal y el trabajo en negro”, al tiempo que advirtió que tanto el sector sindical, como el empresario “van a tener que cambiar su rol con el gobierno, que ha sido muy complicado”.

“Creemos en el diálogo con todas las fuerzas, respetamos al sindicalismo y a los empresarios, pero el presidente es Mauricio Macri y elige de acuerdo con sus facultades el equipo”, indicó Peña en relación a un teórico malestar sindical por la designación de Jorge Triaca al frente de la cartera laboral, y por la conformación de un gabinete en el que predominan exgerentes del sector privado.

Respecto del papel los aliados políticos que integran la alianza Cambiemos (UCR y Coalición Cívica) que jugarán en el próximo gobierno, el actual funcionario porteño afirmó “que vamos a pensar juntos estrategias de gobierno”, aunque en todas los artículos publicados hoy, les adjudica un rol exclusivamente parlamentario. “Macri es el presidente y es al que le toca elegir su equipo” indicó Peña que también consideró que “parte de esta tarea (de gobierno) es la legislativa, ahí claramente hay más peso en números y en experiencias en el radicalismo”.

Al mismo tiempo, reconoció que Elisa Carrió “fue una de las personas que lideraron e hicieron posible Cambiemos”, consideró que “no va a cumplir ningún rol” en el próximo gobierno, “va a seguir siendo diputada”.

Peña también anticipó que buscarán aprovechar las primeras semanas de gobierno, marcado por un “clima de entusiasmo y esperanza”, para lanzar una serie de medidas económicas. “No hay que esperar un paquete de ajuste” indicó Peña, que en las diferentes entrevistas publicadas hoy en Clarín, La Nación y Perfil, y anticipó algunas de las medidas, que en rigor ya fueron hechas públicas durante las últimas semanas, y entre las que figuran: la apertura del mercado de divisas, la actualización y eliminación del impuesto a las ganancias, la normalización del INDEC, la puesta en marcha del Plan Belgrano, eliminación y reducción de retenciones agrícolas y la ampliación de las asignaciones familiares.

Entre los anuncios, no mencionó el ajuste de las tarifas eléctricas y de gas que confirmó el día de ayer el futuro ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, que consideró “un crimen” subsidiar esos servicios públicos “en un país importador de energía”, al tiempo que expresó que “lo que pagamos (en el área metropolitana) es ridículo”.

Fuente Ambito