El Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, se refirió al rechazo que la comisión bicameral de Trámite Legislativo le dio en el Congreso al proyecto de ley por Ganancias enviado por el Ejecutivo y dijo: “No tenemos miedo a ninguna discusión, el Congreso está abierto y vivo”.

“Estamos convencidos que en el segundo semestre no vamos a estar hablando de inflación alta”, explicó también Peña en el arranque de la segunda temporada del programa Desafío 20.16 por C5N.

En esa línea, el funcionario analizó la coyuntura política nacional y respondió a los críticos: “De ninguna manera aceptamos la idea que hay un empeoramiento cuando lo que teníamos era un escenario de un parálisis desde hace cuatro años”.

El funcionario defendió las bases programáticas del Gobierno encabezado por Mauricio Macri y anticipó que la “normalización” de la economía será un proceso que durará “por lo menos un semestre” y que, dentro de seis meses, “no vamos a hablar de inflación alta”.

Además, culpó al kircherismo, a quien acusó de ser responsable de una “destrucción sideral” del Estado argentino: “Antes de irse Cristina, hubo una emisión de récord histórico que ayudó mucho al aceleramiento de la inflación. Recibimos una economía que fue un claro fracaso de la gestión de Kicillof y Cristina”.

En referencia al preacuerdo con los fondos buitres, el funcionario renovó las críticas a la gestión anterior: “Creemos que hay que resolverlo rápido, el FpV ha fracasado en su enfoque sobre este tema”.

“Echarle la culpa a la herencia futura es un nuevo método en la Argentina, Kicillof nos echó la culpa en noviembre por no poder arreglar con los buitres”, lanzó.

Por otra parte, Peña respondió a quienes comparan la gestión de Macri con los Gobiernos de Carlos Menem: “Esto no es la década del 90, no queremos la idea del derrame , queremos un estado fuerte”.

Por último, el jefe de Ministros puso en tela de juicio las cifras sobre despidos en el Estado: “Estamos hablando con todas las fuerzas del 1 o 2% de los empleados públicos, eso es una discusión hasta cualitativa para tener. Queremos un estado inteligente”.

“Muchos empleados públicos no entraban físicamente en los edificios, eso no está bueno. No creo que sean 20 mil los despidos”, aseveró.

Y remató: “El kirchnerismo no cree en el diálogo, cree en monólogo”.

Fuente Ambito