Verde: Acuerdo en bienes personales

“Se volvió atrás con la decisión de eliminar este tributo, se va a volver a aplicar con escalas progresivas pero existe una posibilidad de eximir las viviendas (casa habitación) que tengas un valor de hasta 18 millones de pesos (unos 494.000 dólares)”, resaltó Leonardo Rocco.

Amarillo: Gravamen sobre las indemnizaciones

A partir de 2018, pagarán Ganancias las sumas que se generen por la desvinculación de empleados que se desempeñaban en cargos directivos y ejecutivos de empresas públicas y privadas. Otro de los requisitos es que la remuneración bruta mensual tomada como base para el cálculo de la indemnización prevista por la legislación laboral aplicable supere en al menos 15 veces el Salario Mínimo, Vital y Móvil vigente a la fecha de la desvinculación. Actualmente, el salario mínimo es de $ 10.700 y está previsto que alcance los $12.500 en junio de 2019. Esto quiere decir que pagarán Ganancias quienes cobraban $ 160.050 brutos mensuales. Lo gravado sería el 33% de la indemnización.

Rojo: Impuesto a la venta de inmuebles

A partir de la reforma tributaria convivirá el Impuesto a la Transferencia de Inmuebles (ITI) con el Impuesto a las Ganancias; de esta forma, en esas operaciones se aplicará uno u otro tributo. Los resultados obtenidos por la transferencia que realicen las personas, en primera instancia, quedan gravados al 15% en el Impuesto a las Ganancias. El nuevo gravamen rige para las ventas de los inmuebles (que no sean vivienda única) que se realicen, en la medida que se hayan adquirido a partir del año 2018. Si el bien se recibió por herencia estará alcanzado por Ganancias sólo cuando el donante que lo cede lo haya adquirido también a partir de este año.