Ser propietario tiene sus beneficios. No sólo porque le despeja al titular la incertidumbre que le despierta cada vez que tiene que renovar el contrato de alquiler en una economía que le cuesta quebrar una larga historia de elevada inflación, sino porque el costo de vida de los inquilinos ha demostrado ser sustancialmente mayor.

Otras notas | Emprendedores: Costos de empezar con un fondo de comercio

De ahí el objetivo que se ha propuesto del flamante presidente del Banco Nación de lograr que “todos sean propietarios”, a través del acceso al crédito hipotecario al que están embarcadas las principales entidades del sistema, tanto del sector público como privado.

Así quedó demostrado en la estimación del valor de cierre de 2016 del promedio de gasto de los hogares en la Ciudad de Buenos Aires por parte de la Dirección General de Estadística y Censos de CABA, aun cuando en términos de variación con el año anterior fue similar, poco más de 38%.

Otras notas | Dónde invertir $50.000, qué recomiendan los expertos

Según el relevamiento mensual de la DGEC, mientras que una familia promedio, integrada por dos adultos y dos menores propietaria de la vivienda, gastó $17.435, dividido en $7.323 en alimentos y bebidas; y $10.110 en otros bienes y servicios públicos y privados; un hogar similar, pero que debió hacer frente al pago de un alquiler, su presupuesto se elevó a 21.746 pesos.

Fuente | Infobae