La gente supone que el dólar va a subir menos que la inflación”, asegura Eduardo Costantini, el empresario inmobiliario que es dueño de Consultatio. La presentación del séptimo barrio de Puertos (un desarrollo en Escobar del mismo dueño de Nordelta) generó ventas por US$ 15 millones para esa compañia.

“Desde enero que la actividad venía bien, pero el último fin de semana vimos mucho interés”, cuenta Costantini. “La gente se peleaba por los mejores lugares”, bromea como una forma de reflejar la euforia de los inversores.

Antes de las elecciones, Costantini pedía la salida del cepo y la unificación del tipo de cambio. “Es un aspecto del programa económico que veo plausible, Las expectativas cambiaron”, analiza. “Hay mayor actividad de los sectores agropecuarios, los exportadores y hay confianza”, agrega.

La elección por los inmuebles implica que los inversores creen que allí preservarán el valor de su dinero o lo aumentarán. “Venimos de 3 a 4 años donde casi no hubo operaciones. Ahora las familias creen que el dólar va a subir menos que la inflación y por eso van a los ladrillos”, señala.

El arreglo con los “holdouts” también es avizorado por Costantini como algo “positivo”. “En este momento,  tenemos poco stock en Nordelta y Puertos. Hemos visto interés en los barrios más cercanos al agua (más caros) y en los más lejanos, según el target”, detalla Costantini. La compañía acumuló dinero como para poder seguir invirtiendo en los próximos barrios de este nuevo enclave en Escobar.

Fuente IEco