Habrá que esperar hasta el 2020 para que el mercado petrolero se reequilibre y el barril vuelva a 80 dólares, 30 más que su actual nivel. Esa es una de las principales conclusiones del World Energy Outlook 2015 , el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) presentado el martes en Londres por su director ejecutivo, Fatih Birol. Los expertos no excluyen el escenario de una debilidad durable de los precios, que hasta el fin de la década seguirían girando en torno a los 50 dólares.

La Agencia, que agrupa a países de la OCDE que son grandes demandantes de petróleo, reconoce que un período largo de crudo barato beneficiaría a los consumidores. Pero si los precios bajosdisuaden a las petroleras de invertir, la escasez de oro negro podría generar un brusco rebote de sus precios.

En noviembre de 2014, los doce miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidieron no bajar su producción. Era un modo de desestabilizar, mediante la baja de los precios, a los productores estadounidenses de shale, cuyos costos de extracción son mucho más altos.

Esta política impulsada por los saudíes ha empezado a rendir sus frutos. La producción estadounidense tocó, en efecto, su pico en junio (9,6 millones) y desde entonces bajó 450.000 barriles por día.

La AIE estima que la OPEP seguirá jugando un papel central en el petróleo. Su cuota del mercado aumentará hasta el 41% en 2020, mientras que la de otros países (Rusia, Noruega, EE.UU.) se estancará en los próximos cinco años.

Hoy la oferta es muy superior a la demanda. Pero en los yacimientos yamuy explotados (mar del Norte, Oriente Medio, golfo de México), la producción retrocede naturalmente más de un 5% anual. Para mantener la producción en su nivel actual de 92 millones de barriles diarios, estima Birol, las compañías deberán invertir 630.000 millones de dólares por año en exploración y producción.

Las petroleras recortaron sus inversiones un 20% en 2015 y la baja continuará en 2016. Dos años consecutivos de reducción son “algo nunca visto desde hace veinticinco años”, señaló Birol. La AIE no vacila en proyectar su situación para el año 2040, aun cuando el ejercicio sea aleatorio. Con 49,2 millones de barriles por día, la OPEP aseguraría casi la mitad de la producción mundial de petróleo.

Fuente | IEco