El conflicto con los holdouts está cerrado. Por eso, el juez Thomas Griesa le dio en las últimas horas luz verde al Bank of New York Mellon (BoNY) para recobrar el status de agente de pago del país y dispuso un cronograma para habilitar el pago a bonistas del canje 2005 y 2010, que no cobran desde julio de 2014 un acumulado de 3.000 millones de dólares.
De esta forma, la Argentina podrá salir simultáneamente del default tanto con los holdouts como con los bonistas reestructurados. Pero eso no es todo. Además, se conoció que el BoNY reabrirá su sede en Buenos Aires.
Según informa el diario especializado Ámbito Financiero, la entidad –que había sido expulsada del país el 26 de agosto de 2015 por decisión personal de Cristina Kirchner– volverá a ser desde mañana el agente financiero y de pago del país, cuando gire los USD 12.500 millones luego de alcanzar el acuerdo.
Fuente Infobae