Banco Mundial financiará planes en la Argentina por USS$ 2000 millones hasta julio de 2017. Sólo este año, someterá a su directorio tres nuevos proyectos por más de US$ 750 millones, entre los cuales se incluye el financiamiento para la ampliación de la Asignación Universal por Hijo (AUH). Así lo dijo en una rueda de prensa Jesko Hentschel, director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay, quien se mostró muy optimista con las perspectivas del país.

“Creo que hay oportunidades muy importantes para la Argentina y los distintos analistas piensan que el año que viene va a tener inversiones importantes, generación de empleo y crecimiento importante”, dijo Hentschel.

“Pensamos que la solución del conflicto con los holdouts ha sido muy importante para la Argentina -opinó Hentschel-. Esto ayuda al país a tener financiamiento externo, pero también a tener relaciones financieras con muchos países a un nivel normal”

“Hay que esperar que va a pasar con el Indec”, se escudó Zafer Mustadaoglu, líder de Programa y Economista Principal para la región. “Y después vamos a ver cómo va a andar la inflación. Lo importante es lograr una desaceleración en la segunda mitad del año, para poder guiar las expectativas”.

Para contribuir a la reducción de la pobreza, el Hentschel dijo que el banco acordó acompañar en la ampliación de la AUH, que podría llegar así hasta un millón de niños más que en este momento. La iniciativa, que implica el desembolso de US$ 600 millones, será sometida a votación en el directorio del banco en julio.

“Lo que hemos encontrado es que hay un problema que de la población de 13 millones de menores de 18 hay cerca de 1,5 millones de los cuales la Anses no tiene información completa: no sabe quiénes son los padres y no sabe si le corresponde o no la AUH. No sabemos una vez que sean evaluados, cuántos serán elegibles para la AUH. Lo más probable es que la mayoría de ellos termine cobrándola”, apuntó Rafael Rofman, líder de programa de Protección Social, Salud, Educación, Género y Pobreza del banco.

En la entidad admiten que, pese a que son optimistas en el mediano plazo, este año será “de transición” en términos de empleo. De ahí que, otro sus proyectos en curso, apuntará a mejorar el acceso al crédito por parte de las pymes (grandes generadoras de empleo), a través de una línea que canalizarán mediante el Banco BICE.

Y, en lo que hace al desarrollo sustentable, tienen previsto participar con US$ 100 millones en un fondo de energía renovable. El banco va a asistir con garantías para poder incrementar los contratos del fondo con empresas privadas. “La garantía se usa solo si el Gobierno y Cammesa no pagan por esta energía que va a ser proporcionada por las empresas privadas”, explica Hentschel. “Estamos comenzando con US$ 100 millones pero vamos a ver, estamos en la fase de preparación.

Los desembolsos efectivos de los créditos del banco son de entre US$ 600 y US$ 700 millones por año, pero la idea sería llevarlos a US$ 1000 millones, como, dicen, sucedía en los 90.

Fuente La Nacion