El Banco Central sube las tasas en pesos y reduce cupos a empresas importadoras para comprar dólares. Son medidas ambiguas, que apuntan por un lado a sacarle presión al tipo de cambio mediante una media ortodoxa (hacer más atractivas las inversiones en pesos) y por el otro directamente a la represión financiera (cortar el acceso al dólar, con más cepo).

Lo que pueda resultar de esto es incierto. El Central aumenta su costo de su endeudamiento pagando más por las Lebac, y al mismo tiempoempuja a los importadores a abastecerse de dólares por el mercado legal paralelo, es decir comprando bonos en la bolsa mediante la adquisición de activos dólarizados.

Concretamente, lo que dispuso es subir 300 puntos básicos (3 puntos porcentuales) en todos los plazos para la licitación semanal de esta tarde de las Lebac. Y además bajó a US$ 75 dólares el límite a empresas para comprar dólares sin autorización, que hasta hoy era de US$ 150.000.

Con la suba de tasas el Central apunta a un incremento de los intereses que pagan los depósitos para quitarle presión al dólar fomentando el ahorro en pesos, en momentos en que se reducen las liquidaciones de divisas por parte de los agroexportadores.

En las últimas licitaciones, el Central había convalidado una baja de tasas de las letras.

Para todas las especies licitadas del segmento a tasa fija en pesos el sistema de adjudicación será el holandés (precio único), excepto en los casos particulares de las Lebac a 91 y 119 días de plazo residual, para cuyos tramos competitivos se establecieron tasas de corte predeterminadas del 28,93% y del 29,35%, respectivamente, teniendo en cuenta el crecimiento de los depósitos a plazo fijo del sector privado captados por cada entidad participante entre el 18 de septiembre y el 16 de octubre de 2015

El martes pasado, las Lebacs internas en pesos a 98 y 119 días de plazo se adjudicaron $ 868 millones (con tasas de corte predeterminada en un 26,04%) y $ 665 millones (26,35%), respectivamente.

Aclaración del Central

En cuanto a las restricciones a los importadores, que fueron confirmadas por la cámara del sector, el Central aclaró que no se trata de mayores restricciones si no de una medida para “mejorar la coordinación que hay entre los bancos y el BCRA en materia de información sobre las operaciones de venta de divisas a importadores”. Según la entidad, hasta ahora los bancos informaban las operaciones que tenían previsto realizar por encima de 150 mil dólares. “Ahora sólo se pidió que informen las que harán por encima de 75 mil dólares, ya que muchos bancos y empresas optaban por ‘partir’ operaciones en montos menores a 150.000 y evitar así el compromiso de informar”, indicaron. Y agregaron: “El único objetivo es hacer más prolija la administración del abastecimiento de divisas que se proveerá para que esas operaciones se concreten. De ningún modo es una limitación o una restricción para evitar esas operaciones o un retaceo de las divisas a importadores”.