Los chinos adinerados siguen siendo los primeros compradores mundiales de productos de lujo en todo el mundo aparentemente acostumbrados a la inestabilidad económica en su país mientras recorren el mundo en busca de ofertas en artículos desde bolsos hasta joyas, según un estudio.

El estudio de la consultora Bain & Company, publicado el jueves por la asociación Altagamma de fabricantes italianos de bienes de lujo, estima que las ventas globales de artículos personales de lujo subirá un 13% a 253.000 millones de euros (276.000 millones de dólares) este año. Esto tras un modesto crecimiento del 3% en los últimos dos años.

Casi un tercio del gasto de este año en prendas, joyería y bolsos de gama alta correspondía a compradores chinos, señaló el informe. Su gasto aumenta considerablemente, mientras que el gasto en compras de otras nacionalidades tiene un crecimiento más moderado.

El estudio señaló que la caída en el mercado de valores chino de este año afectó más la confianza del consumidor estadounidense, donde aún se recuerda la crisis financiera del 2008, que del chino.

Sólo el 20% del gasto chino en bienes de lujo se realiza en su país, ya que varios van a países extranjeros, donde los precios suelen ser más bajos, para viajes de compras.

Aunque París, Londres y Nueva York suelen ser destinos populares, es difícil predecir a dónde irán los consumidores chinos, informó Claudia D’Arpizio, socia de Bain & Company.

Por ahora, la debilitación del euro los ha atraído a Europa, mientras que el fortalecido dólar los ha mantenido lejos de Estados Unidos. El cercano Tokio también ha sido un destino principal, mientras que Moscú, cuya moneda perdió este año 23% de su valor ante el euro, es otro destino clave. Y también agregaron Australia al mapa de las compras de lujo.

Estados Unidos, con su fuerte mercado nacional, permanece el mercado más grande de artículos personales de lujo con 78.600 millones de euros (87.000 millones de dólares) previstos en ventas para este año. Se pronostica que Japón atraerá 20.000 millones de euros (22.000 millones de dólares) en ventas, seguido por los 18.000 millones de dólares en China y unos 17.000 millones de euros entre Italia y Francia.

Fuente: AP