Las pérdidas que tuvo que afrontar el Banco Central por los contratos de dólar futuro suscriptos en la anterior gestión ya suman casi $ 63.000 millones, según datos del ente monetario.

La suba del 10% que tuvo el tipo de cambio en lo que va de febrero provocó una pérdida mayor, acelerando la necesidad de compensar a quienes compraron estos contratos hasta el 10 de diciembre pasado. De acuerdo con los datos oficiales, la principal (y prácticamente única) fuente de expansión de la cantidad de dinero surge de la compensación correspondiente a los contratos de dólar futuro.

En diciembre esa cifra fue de $ 39.300 millones, en enero trepó a $ 9.076 millones y en febrero la cifra asciende a $ 14.400 millones.

Esos pagos están relacionados con la variación del tipo de cambio. El salto devaluatorio de diciembre, tras la salida del cepo cambiario, provocó la necesidad de compensar a los compradores de futuros por cifras millonarias.

En enero el movimiento cambiario fue menor, lo que se vio reflejado en una menor pérdida para el BCRA, pero en lo que va de febrero el aumento del 10% volvió a incrementar las pérdidas para la autoridad monetaria. Un detalle importante es que las pérdidas para el BCRA se acumularon en estos meses por el salto devaluatorio, aún cuando hay contratos firmados hasta junio. Pero aún aquellos plazos que no se han cumplido deben ser compensados diariamente por el Central, de acuerdo al funcionamiento del mercado de futuros.

Por lo tanto, en la medida que el tipo de cambio se estabilice, la necesidad de emisión bajará drásticamente, pero si continúa aumentando otra vez obligaría a nuevos pagos por parte del Gobierno.

Los detalles sobre las pérdidas que sufriría el BCRA por culpa de los futuros figura en el propio escrito del juez Claudio Bonadío que imputa a la expresidenta, Cristina Kirchner, y otros ex funcionarios por la operatoria de futuros. De ese informe surge lo siguiente:

• Las pérdidas ya incurridas por los contratos del Rofex suman $ 7.575 millones sólo entre enero y febrero.

• Pero considerando la cantidad de contratos firmados la pérdida potencial entre febrero y junio sumaría $ 39.000 millones adicionales.

• En el caso del MAE, sólo en diciembre el rojo para el BCRA fue de $ 1.552 millones, a lo que deben sumarse otros $ 27.700 millones por los contratos de enero a junio.

• Según Bonadío, sumando al Rofex y el MAE el total de posiciones abiertas suma 17.700 millones.

• Los cálculos sobre las pérdidas para el BCRA, no obstante, deben ser actualizados. Fueron hechos el 12 de febrero, con una cotización del dólar de $ 14,95, es decir un 5% menos que el cierre del viernes. Esa diferencia de cotización provocó más pérdidas en las últimas jornadas para la entidad monetaria.

Además, el propio Central declara que “el 100% de la emisión monetaria bruta” de febrero fue explicada por la necesidad de cubrir las pérdidas ocasionadas por los futuros de dólar. Y entre el 16 de diciembre y el 24 de febrero, el 87% de la emisión fue producida por los futuros, mientras que el resto obedecería a la ayuda del BCRA al Tesoro (unos $ 8.000 millones.

Fuente Ambito