En diciembre de 2001 quien tenía en su poder $17.500,  podía adquirir un automóvil cero kilómetro; 14 años después, con esa misma suma se puede comprar un teléfonode última generación.

Cabe destacar que fue el último año de la convertibilidad: en esa época, con $12,57 pesos se conseguía en casas de cambio o en un banco, sin autorización previa ni restricción,el mismo valor en dólares. Hoy, sólo se obtiene un dólar (siempre y cuando pueda superar todos los obstáculos que pone la AFIP).

La alta inflación deteriora no sólo la capacidad de compra de la moneda nacional, sino que  afecta singularmente el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones, y empobrece a la economía en su conjunto.

En diciembre de 2001, el valor medio de las propiedades escrituradas en la Ciudad de Buenos Aires era equivalente a 60 salarios promedio y ahora esa relación se amplió a un rango de 80, lo que estima casi dos años más de trabajo.

Fuente: Fortuna