Debió ser un día de vértigo para el rico más rico de China. Es  difícil imaginar cómo puede afrontarse una situación así, en la que en unos minutos ves cómo se volatiliza la mitad de tu fortuna.

Li Hejun ha visto como el valor de  su patrimonio personal se ha reducido a la mitad en tan solo 24 minutos. Nada menos que se esfumaban en el mercado 17.000 millones. Las acciones de la compañía que fundó, Hanergy Thin Solar, que cotiza en Hong Kong, sufrió una sorprendente caída del 47% hasta los 3,91 dólares de Hong Kong antes de ser suspendida su cotización. El día previo, el martes, sus acciones cerraron a 7,37 dólares.

Pese a este brutal desplome, la compañía de energía solar declinó inicialmente ofrecer explicaciones para la solicitud de suspensión. Hanergy celebró el miércoles su asamblea general anual y Li fue el gran ausente.

El movimiento bursátil ha sido tan brusco que ha centrado la mirada de todos los analistas. Curiosamente, en los meses previos la acción del gigante solar había subido como un cohete. El 500% el pasado año, para después estancarse y caer bruscamente el pasado miércoles.

La sospecha ha surgido y hay quien piensa que Hejun ha podido hacer de la necesidad virtud. Es decir, ganar dinero con el desplome. Han aparecido informaciones que hablan de que Li Hejun ha podido especular claramente. Por un lado compró muchas acciones en vísperas de la caída, y también aumentó las llamadas posiciones cortas en la empresa, con las que se gana dinero cuando una acción baja, según cuenta Business Insider La pérdida de las acciones no es real hasta que el dueño las vende, pero si se venden los otros titulos, los que se tienen adquiridos en corto o a la baja, cuando la acción se desploma, se gana mucho dinero.

También se comenta que la matriz de la empresa de energía solar utiliza las acciones como garantía de préstamos con la banca que no está pagando y que puedan explicar el detonante de la caída. ¿Sabia Lejun lo que iba a pasar?

Los altibajos brutales en las acciones se han convertido en algo habitual en la bolsa de Hong Kong.  Goldin Financial Holdings Ltd. y Goldin Properties Holdings Ltd., controladas por el multimillonario Pan Sutong, cayeron más de un 40% el jueves, cuenta La Vanguardia. Un día antes, cayó la empresa solar.  Es decir, en dos días el valor de mercado de tres empresas que cotizan en la bolsa de Hong Kong cayó 35.000 millones. Por eso los inversores se preguntan si el regulador de la ciudad debería haber hecho más para evitar la repentina venta masiva. La sombra de la manipulación está encima de la mesa.

La credibilidad de esta bolsa asiática está en juego. Esa volatilidad ilustra la necesidad de regulaciones que mantengan el auge de los mercados de valores de China.

IDNet Noticias