La petrolera estadounidense Chevron -la principal socia en la Argentina de la estatal YPF- le puso el cartel de venta a sus activos en Río Negro y aspira a dejar los yacimientos antes de fin de año.

Se trata de tres viejos bloques petroleros que producen cada vez menos crudo y quedaron fuera de escala para el negocio de la gigante multinacional. El diario Río Negro explica que se trata de Estancia Vieja-Puesto Flores, La Yesera y Loma Negra. En esta última área, Chevron había descubierto un superpozo que fue anunciado a lo grande por el gobierno de Alberto Weretilneck en 2013 por su gran supuesta rentabilidad. Sin embargo el anuncio quedó en la nada.

De producir 110 metros cúbicos de crudo al principio pasó a siete metros. En efecto, en lagunas zonas devuelve 20 veces más agua que petróleo.

Esos activos costarían entre US$ 60 y 90 millones, según el Inversor Online. Pero Río Negro podría hacer uso de una cláusula para equiparar la oferta mayor ofrecida en caso de no estar de acuerdo con el comprador. O bien podría, directamente, rechazar la operación.

En paralelo, la petrolera enfrenta reclamos gremiales en Añelo -epicentro del reservorio de hidrocarburos no convencionales Vaca Muerta- por su programa de retiros voluntarios. Allí, el Ministerio de Trabajo de la Nación viene de mediar en un paro.

A la par, corrieron rumores de que el gremio extendería la huelga a Loma Campana, donde la casa matriz de la compañía estadounidense está asociada a YPF para desarrollar Vaca Muerta.

Fuente: Fortuna