La firma bancaria estadounidense Citigroup anunció hoy un beneficio neto de 9.616 millones de dólares en el primer semestre, un 133 % más que en el mismo periodo del año pasado, cuando tuvo que hacer frente a compensaciones multimillonarias por la venta de hipotecas de alto riesgo.

La entidad ganó entre enero y junio 3,02 dólares por acción, frente a los 1,26 dólares que había obtenido hace un año.

Lo hizo a pesar de que su facturación se redujo un 1 %, hasta 39.631 millones de dólares.

La clave del aumento de beneficios estuvo en el importante recorte de gastos extraordinarios que Citigroup se apuntó en comparación con el mismo periodo del pasado año.

Entonces, sus cuentas se vieron duramente golpeadas por un acuerdo alcanzado con el Departamento de Justicia de EE.UU. para abonar 7.000 millones de dólares por la venta de hipotecas de alto riesgo durante los años previos al estallido de la burbuja financiera del 2008.

Ese acuerdo impactó con unos 3.800 millones de dólares los resultados del segundo trimestre de 2014.

Al margen de los gastos extraordinarios, Citigroup también logró recortar en los últimos meses sus costes operativos

“Con una activa disciplina de gastos y de balances, estamos en camino de conseguir nuestros objetivos financieros para el año”, dijo en un comunicado el consejero delegado del banco, Michael Corbat.

En la apertura de Wall Street, las acciones de Citigroup subían alrededor de un 2,70 % animadas por unos resultados que superan las expectativas de los analistas.

EFE