El gigante asiático se expande en forma silenciosa en la Argentina. Se trata del ICBC, el mayor banco de inversión de China que avanza en las negociaciones para comprarHSBC, la entidad enfrentada con el Gobierno por la causa de lavado de dinero en la que se investigan operaciones de más de 4 mil cuentas bancarias sin declarar en Suiza.

Según pudo saber PERFIL, el ICBC mantuvo reuniones en Buenos Aires en el segundo trimestre del año, para encarar la compra de la entidad que debió enfrentar el seguimiento de una comisión bicameral tras la denuncia de AFIP. El mismo interés había sido presentado por otras entidades que hoy ya se consideran desplazadas por el ICBC, y que sólo se limitan a bromear “tal vez el parecido de las siglas les simplifique la tarea de marketing más adelante”. HSBC negó la existencia de reuniones en Buenos Aires con ICBC y señaló que no hará comentarios sobre situaciones que no existieron. En ICBC dijeron no tener información al respecto.

Para ejecutivos financieros la compra sería un negocio redondo para ambas entidades, y tendría el visto bueno del Gobierno. Por un lado, entienden que HSBC, una entidad fundada en Hong Kong a mediados de 1850 que hoy es una multinacional con sede en Londres, acaba de vender su filial en Brasil a Bradesco y salió de Turquía, en el marco de una reorganización global. El fuerte enfrentamiento con el kirchnerismo habría sumado otro motivo para que otras entidades se vean tentadas a evaluar una oferta.

Por el lado del ICBC, crecer en la Argentina tiene mucho sentido. “Los ejecutivos chinosestán acostumbrados a estar entre los primeros cinco bancos en los países donde tienen presencia”, señalan directivos que conocen de cerca la entidad que nació en 1984 en Pekin, China.

El camino para sellar la compra todavía tiene un recorrido. En la actualidad, HSBC tiene 4.100 empleados, 341 cajeros sólo en Capital Federal, más de 550 mil titutales de tarjetas de crédito y unas 347 mil cuentas sueldo. ICBC, en tanto, tiene sólo 287 cajeros automáticos en Capital Federal, 3.500 empleados, y poco más de 182 mil cuentas sueldo, con margen para crecer.

Hace dos semanas estuvo en el país nada menos que el presidente global de ICBC Group, Jian Jianqing, y se reunió con el jefe del Banco Central, Alejandro Vanoli. Lo hizo tras ser nombrado oficialmente “clearing bank” para la utilización del renminbi para el comercio y las inversiones entre ambos países, en un momento en que la relaciones bilaterales se han profundizado.

Fuente: Fortuna