Después de una década de expansión, el crecimiento de América Latina empezó a desacelerarse en 2011. Y podría continuar el año próximo con lo cual la región cumplirá un lustro entero en ese sendero, señaló ayer el economista jefe del Banco Mundial, Augusto de la Torre, en la presentación de un trabajo sobre la marcha de estas economías.

En Lima, donde se lleva a cabo la Asamblea Anual del FMI, el Banco Mundial publicó un informe explicando que una serie de eventos apretaron el freno al crecimiento de la región: precios de commodities más baratos, desaceleración china y normalización de la política monetaria de EE.UU. Sin embargo, “la situación que atraviesan los países de la región no obedece solo a factores globales sino también domésticos”, dijo De la Torre.

El BM incluye a la Argentina en el lote de las Economías Sudamericanas de Bajo Crecimiento de junto a Brasil y Ecuador. La diferencia entre este lote y el de países como Colombia-Perú-Chile.-Bolivia, es que según el banco estos últimos lograron expander sus políticas fiscales aún en momentos en que el ciclo global no acompañaba. O sea, las políticas de cada país importan.

El Gobierno suele decir que ‘el mundo se nos cayó encima’. El FMI y el BM, en este encuentro en Lima, reconocen que la economía global enfrente desafíos. Sin embargo, aclaran, no en todos los países se ve lo mismo. “Los shocks afectan a todos”, reconoció ayer el Fondo en la presentación de su informe Perspectivas Económicas Mundiales. “Pero cada país tiene su propia historia”. Hoy, por la tarde, el FMI podría dar más detalles de cuál es la historia para la Argentina cuando Alejandro Werner, director del FMI para la región, brinde una conferencia de prensa.

Fuente: IEco