Argentina cerró una compra por 120.000 toneladas de soja la semana pasada. Y es el mayor cargamento del poroto que partirá desde puertos norteamericanos hacia el país desde 1998, también según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). Es porque la sequía dejó sin suficiente materia prima a las plantas procesadoras argentinas, cuya capacidad fue ampliada recientemente y es una de las más eficientes del mundo.

Y parece que la compradora será la cerealera local Vicentín, la sexta exportadora de granos del país, que habría adquirido no solo 120.000 sino un total de 240.000 toneladas.

“Primeramente llama la atención porque nuestro país es el tercer productor mundial de soja, detrás de Estados Unidos y Brasil”, advirtió el especialista en Campo, Carlos González Prieto.

“La sequía, que marca 30% menos de producción, hace que haya capacidad ociosa en la industria. Argentina tiene un complejo oleaginoso montado que es lo que procesa esa producción. Con esa baja en la producción y capacidad ociosa, se decide importar soja, para poder procesarla y exportarla. Esto no afecta al mercado interno”, aclaró.

¿Un gesto para Estados Unidos en su batalla con China? Carlos González Prieto lo explica en Qué Hacemos con los Pesos (Canal 26). Miralo