COMPARTIR

La ventaja más común de la compra de un departamento “de pozo” es el menor costo de las unidades. Además, ofrece la posibilidad de adquirir una propiedad sin contar con todo el dinero, sino con un adelanto que varía dependiendo del formato de la obra y el saldo financiado por el desarrollador. La aparición de los créditos UVA generó una fuerte competencia en este mercado, diluyendo las ventajas de esta modalidad de compra. Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario explica cuál es la situación hoy de este mercado. “Existe una gran preocupación por parte de los desarrolladores. Ahora tendrán que adaptarse y hacer proyectos inmobiliarios que se adapten a este nuevo mercado”, advirtió.