COMPARTIR

El salario mínimo argentino en dólares es prácticamente el más alto de la región. Actualmente es de $ 8860 por mes, lo que equivale a 506 dólares si se toma la moneda extranjera a 17,50. En Brasil, el salario mínimo es de US$ 290; en Chile, US$, 423; en México, 120 US$; en Ecuador, US$ 375; en Perú, US$ 263; en Colombia, US$ 247 y en Uruguay, US$ 425.

Sin embargo, en julio, una familia tipo compuesta por dos adultos y dos menores necesitó $ 15.024, es decir, 800 dólares, para no ser considerada pobre, según el último informe sobre la evolución del Costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT) del Indec. Por otro lado, tuvo que llegar a $ 6132 (350 dólares) para evitar caer en la indigencia. A pesar de tener el salario mínimo en dólares más alto de la región, los ingresos mínimos de los trabajadores registrados no alcanzan para no caer en la pobreza debido a los altos precios de los alimentos y de los servicios. Peor situación es la de 2.622.396 asalariados no registrados: 1.754.948 no llegan al salario mínimo según el informe Trabajo e Ingresos del primer trimestre de 2017 del Indec.

Un salario mínimo con un nivel de ingresos adecuado para llevar un nivel de vida digno y saludable es la base de una sociedad justa. De hecho, un salario mínimo elevado es uno de los temas del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas para 2030. Hace hincapié en el crecimiento de la renta del 40 por ciento de la población con menos ingresos, la eliminación de la discriminación y la adopción de medidas fiscales, salariales y sociales que permitan ir logrando mayor igualdad.

Leonardo Rocco, especialista en Negocios, presenta el informe en el programa y las conclusiones junto al economista Orlando Ferreres. Miralo: