Si bien para los especialistas aún es prematura hablar de decisiones de inversión en función de los próximos comicios electorales, actualmente, hay diferentes alternativas de armar carteras, siempre y cuando se siga un perfil.

De acuerdo a la recomendación de Mariano Cosentino, Portfolio Manager de MegaInver, “para quienes tiene un perfil conservador, estaría posicionado un 60% en dólares, en lo que es Letes de Tesoro, el resto en Lebacs en pesos. Y para quienes tienen un poco más de tolerancia al riesgo, la apuesta sería 30% en dólares, entre los que entrarían Letes y bonos a corto plazo. La parte en pesos con Lebacs cortas y bonos Badlar”.

Desde Compass Group consideran que todavía hay que continuar con un potafolio más dolarizado. “Los riesgos aún no están claros”, advirtió Juan Salerno, gerente de Inversiones. “Teniendo en cuenta los rendimientos de los bonos cortos, me posicionaría en aquellos fondos que inviertan en la parte corta de la curva en dólares. No sólo en Letes y soberanos sino que agregaría un poco más de riesgo, teniendo en cuenta que hay emisores como Ciudad de Buenos Aires que no defaulteó ni en la última crisis”.

Mirá la explicación en el programa