Tuvo que pasar un año para que efectivamente se diera la reclasificación de la
Argentina como Mercado Emergente por parte de Morgan Stanley. Más allá de la
incertidumbre que había en principio, teniendo en cuenta el alto valor de cotización del
dólar, los cambios en el gabinete económico, el acuerdo confirmado con el FMI y el
derrumbe de la Bolsa hace unos días, las reformas implementadas en el país en los
últimos años causaron muy buena impresión en los profesionales de inversión del
mercado consultados por la compañía, los cuáles fueron la clave para que nos
reincorporemos a este índice del que no se formaba parte desde 2009.

Suscribite a la revista Cultura Inve$t de forma gratuita ahoraSUSCRIBITE

Reingresar a este indicador internacional nos coloca dentro de una canasta de activos
que pueden ser elegidos para invertir por un mayor número de administradores de
portafolio. La mayoría de los administradores de fondos que invierten en mercados
emergentes están hoy invertidos en inversiones pasivas que siguen a estos índices y
se encontrarán casi obligados a comprar acciones Argentinas cuando el ingreso al
índice se haga efectivo.

Para comprender la magnitud de esto, hay que resaltar que es muy importante haber
alcanzado esta calificación porque, independientemente de lo que valga el dólar o lo
mucho que haya caído el mercado, el mundo le está dando la derecha a la Argentina
respecto del camino a seguir. Volver a ser incluidos como Emergente tras casi una
década, no significa más que eso. No es estar en el nirvana ni mucho menos. Aún el
país enfrenta muchos desafíos por delante, como el resto de los emergentes. Y más
aún con un contexto que se ha vuelto hostil para ellos, con tasas de financiamiento de
dólares que se han encarecido.

Además, formando parte de los Mercados de Frontera, que es el grupo de países que
preceden a los emergentes, el país perdió mucho volumen de operatoria en su
mercado y la bolsa se volvió más ilíquida. Ello ha vuelto al país más vulnerable a estos
vaivenes.

Los fondos que trackean a los Emergentes son muchos más y más grandes que
aquellos que siguen a los de Frontera. Ello irá recomponiendo de a poco el volumen y
la operatoria de nuestros activos. Ya que los administradores de portafolios que siguen
a estos índices deberán distribuir un porcentaje en las acciones de nuestro país para
seguir la performance del índice de referencia. Para tener una mejor perspectiva de
esto, se estimaba que en 2017 había fondos por 17.500 millones de dólares que
indexaban a los mercados de frontera, mientras que había 1.12 billones de dólares en
fondos que seguían a los emergentes. Una amplia diferencia entre categorías.

Suscribite a la revista Cultura Inve$t de forma gratuita ahoraSUSCRIBITE

Ahora bien, entre los resultados de esta ubicación argentina, los activos nacionales que
más se van a beneficiar son aquellos que cuenten con ADR, es decir, con los
certificados emitidos por bancos representantes de acciones nacionales que cotizan en

la bolsa de Nueva York. Para explicarlo mejor, las acciones argentinas en Estados
Unidos deberán reflejar las subas en la cotización que esta inclusión implica por mayor
demanda de estos papeles. A su vez, los activos locales de estos ADR deben subir por
el propio principio de arbitraje.

De cara a los próximos meses, lo primero que debemos entender es que el ingreso
efectivo de la Argentina en el índice se hará dentro de un año. Y si bien el Merval,
medido en dólares, viene de una baja acumulada del 35% desde junio de 2017, con
respecto a junio de 2016, suma una caída del 13%. Esto incrementa las perspectivas
positivas de las acciones argentinas, porque desde el año pasado cuando el país entró
en período de revisión, el Mercado acumula un alza general menor a la tenida por otros
que han pasado de categoría (como Pakistán, Qatar o Emiratos Árabes Unidos que
tuvieron caídas pronunciadas tras subir de calificación). A su vez, las acciones de estos
países, luego del anuncio y hasta su efectiva inclusión han mostrado un retorno
agregado del 52% en dólares. Estas experiencias, por ende, son alentadoras para el
rendimiento de las acciones argentinas si es que persiguen una evolución similar.

Es importante quitar el ojo del cortoplacismo y la escalada reciente del dólar. El hecho
de que una compañía como Morgan Stanley haya visto en la Argentina los aspectos
necesarios para reclasificarla como Mercado Emergente, nos asegura que las
oportunidades se irán dando gracias al ingreso de nuevos capitales, a una mayor
confianza por parte de los inversores y al acceso a más y mejores fuentes de
financiamiento. Todo esto ayudará a que la Argentina profundice en un mercado de
cambios y un Riesgo País mucho más calmo, lo cual favorecerá al desarrollo sostenido
del país.

Fuente | CulturaInvest.com